La música también es ilusión.

lunes, 13 de junio de 2011


Quédate en mi alma
al amanecer herido
a estas horas de nada
y de labios el castigo.
Báñate en el silencio
de esta nuestra casa
que fría y solitaria
reclama tu piel a gritos.
Rodéate de mis claveles
marchitos y desiertos,
solitarios y muertos
en el resucitar de este nuestro castigo.
Escúchate ladeado
a este lado de la cama
cuando el corazón palpita
de inocencia maldita
de pesadez nostálgica,
que desnuda, como tú y yo
muere entre nuestros gritos.
Háblale a mi oído
para que se quede sordo
de sonido asqueado
cuando el secreto muera
en las tumbas de los presos.
Mójate de mí y de ti
y quédate callado pronunciando nombres,
esos que deshojaron
las ramas de tu cuerpo.
Mírate y mírame y dime
si este es el final de nuestro viaje,
cansado y sin boleto.




6 comentarios:

  1. Muy bello el poema, envuelto en sensibilidad, me ha gustado mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso Imanol, ¿porque será que los más hermosos poemas, son nostálgicos, de desamor, de ausencias...? Se agarran al alma, y como dice mi amiga María, envuelto en esa sensibilidad con la que tú eres tan capaz de llegar.

    Besos cielo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Imanol, me gusta la fuerza de tus letras y laforma de tratar la tristeza, la nostalgia y el desamor, me ha encantado.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tu poema es un susurro que grita presente ausencia.

    Un beso

    ResponderEliminar