La música también es ilusión.

viernes, 24 de junio de 2011

Libélulas.

A veces los recuerdos acuden a nuestra mente y nuestra mente acude a los recuerdos.

Pero en ese rincón en el que mi alma habita siempre, hay un sitio en el que las libélulas se vuelven a posar con gracia en el desván de las que fueron mis despedidas... y me hacen sin dudar, llorar por las nostalgias de tiempos felices a tu lado.

Porque la vida no siempre nos da lo que queremos; pero ello no quiere decir que al final no lo amemos.

Libélulas, hay tantas cosas que os quise explicar...

5 comentarios:

  1. Si es que a veces, nos cuesta un tiempo descubrir que tenemos al alcance de la mano lo que necesitamos, pero no nos damos cuenta porque nos obsesiona encontrar lo que queremos.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. ho amigo,esta entrada me ha traido recuerdos de mi niñez porque siempre me gustaba observar las libelulas y muchas veces las cogia,eso si,solo un ratito para obserlas de cerquita y nuevamente las dejaba libre,lo mas hermoso era verlas volar.
    sabes,en mi pais dicen que cuando se ven las libelulas es porque anuncian viento y lluvia y no falla esa teoria porque cuando aparecen la tormenta de lluvia y viento esta cervida.

    te dejo un abrazo fuerte y feliz fin de semana!!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola imanol , andas perdido??...
    sigues escribiendo maravilloso

    cuidate
    un beso

    att Ale ( Mexico)

    ResponderEliminar
  4. Cuando la mente acude demasiado a los recuerdos el presente pierde sentido, pero si has aceptado la realidad y has aprendido a valorarla, entonces las lágrimas de nostalgia no tienen nada de malo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Todos tenemos ese rincón donde acuden las libélulas. Me gusta como lo has dicho tú.

    Un abrazo, espíritu sensible.

    ResponderEliminar