La música también es ilusión.

miércoles, 18 de mayo de 2011

17 de mayo: Todos luchamos contra la LGTBfobia :)

Maricón. Desviado. Bollera. Vicioso. Sidoso. Machona. Enfermo. Invertido.
Es la historia de nuestro día a día, de nuestros prejuicios más intrínsecos. Es la historia de siglos de oscurantismo social, de perversión de mentes que, calladas, muestran su repudio hacia seres semejantes.

Ocultados y borrados de la realidad, el colectivo LGTB ha vivido inmerso en la desidia de la marginación que hoy por hoy, se sigue viviendo en ciertos continentes como en África o los países latinoamericanos donde las personas deben de huir para alcanzar su propia identidad sexual sin sentirse presos de un régimen que les encarcela la mente y les secuestra el corazón. 
Sin embargo, esto no nos es tan ajeno pues ya la II Guerra Mundial (sobre todo) y el franquismo, dejaron su impronta en la vida de personas que, clandestinas, ocultaban sus pasiones y el amor que profesaban. Personas fusiladas, encarceladas, discriminadas y denigradas por la sociedad y por las propias familias que les acogían en su seno sintieron el dolor por no poder manifestarse libremente.
Y en ello también ha tenido su influencia (¡¡cómo no!!), el cristianismo. Un cristianismo que, inspirado en las ideas platónicas acerca de la separación del mundo en dos partes (el llamado mundo sensible y mundo real), intentó limitar las pasiones humanas en todas sus manifestaciones e hicieron creer al hombre que alcanzaría la eterna paz y felicidad una vez que hubiera muerto y ascendido al conocido "cielo". 
¿Sabíais que las descalificaciones hacia los homosexuales vienen, muchas de ellas, de expresiones bíblicas? Por ejemplo, la homosexualidad, en la Biblia es identificada como el pecado de la conocida Sodoma. Así, pues, el insulto de "sodomita", es equivalente a "homosexual". Esta expresión también era empleada por la Iglesia para designar la práctica del sexo anal; práctica, por su parte, perseguida (aunque no con éxito) por la Santa Inquisición.Con ello, la homosexualidad se consideraría como un pecado que había de extirpar de la sociedad... y de ahí la DISCRIMINACIÓN.
Artistas como Miguel Ángel vivieron la misma represión de su propio instinto (gracias al cual, por cierto, se crearon obras maravillosas hoy visitadas por millones de turistas). También Lorca, fue fusilado en el franquismo por sus ideas republicanas así como por su homosexualidad y sus habituales escarces amorosos con Salvador Dalí y con otros a los que amó.
Personas homófobas que proyectan sus propios complejos hacia los demás que intentan vivir una vida digna, honrada y ¡¡normal!!.
Personas que deben de dar explicaciones a su familia sobre su orientación sexual, como si de una enfermedad se tratara, enfrentándose al posible rechazo de aquellas personas que consideró, le amaban.
Personas que en el colegio se enfrentan a bullying, que viven con miedo y se quitan hasta su propia vida (el 60% de los homicidios entre homosexuales se debe a causa del rechazo que sufren por su orientación sexual).
Personas que no pueden dar libremente la mano a su pareja por el miedo a que alguien les mire con cara de asco o que rumoreen entre sí palabras insulsas de gente mediocre.
Personas, simplemente que intentan amar como cualquier otro ser digno de recibir y dar amor.

Debemos de educar a nuestros jóvenes y adultos (porque ellos también pueden aprender), para que entiendan que el colectivo LGTB forma parte de la sociedad, de aquellos ciudadanos que votan, que aman, que sienten, que padecen, que lloran, que ríen. 
¿Por qué tanto prejuicio sexual? ¿Es que cuando pensamos en una relación entre personas del mismo sexo no podemos pensar en otra cosa que la forma en la que mantienen relaciones sexuales? ¡Es lo único que cambia! (Y si me permiten la licencia, ¡¡ni en eso!!. ¡¡Cuántos "heterosexuales" existirán a los que les gustaría probar sexo anal con su pareja y, sin embargo, les es embarazoso decirlo!!)
¿Por qué tanta hipocresía? ¿Por qué hay que etiquetar a las personas como si fuéramos latas en conserva? ¿No puede existir el amor libre, pasional y existencial?
¿Por qué no elevamos el espíritu hacia algo más trascendente y nos dejamos de juzgar de una vez todo lo que nos rodea, creando prejuicios que destruyen la objetividad sobre los hechos que vemos y apreciamos a simple vista y que no sabemos, sin embargo, captar?
Señoras y señores, ya es hora de dejar de mirar nuestro propio ombligo (que seguramente apunte con su dedo hacia otro mundo que no sea el nuestro). Ya es hora de pensar que sólo nosotros tenemos la razón existencial sobre las cosas que decimos o pensamos. ¡¡Escuchemos, amemos, sintamos y dejemos fluir aquella energía inmersa en nuestra propia vitalidad!!.
Ya es hora de comprender que el único juez que establece la ponderación entre el bien y el mal no es otro que el tiempo.

Ya es hora de darnos cuenta de que estamos estropeando y dañando una de las manifestaciones más bellas que nos ha dado el mundo en su propia naturaleza: LA LIBERTAD DE AMAR.

Ya es hora... de sentir que somos dueños de nuestra propia vida y no de la ajena.

Ya es hora de dejar de matar y empezar a vivir con nuestro espíritu.
Ya es hora de elevar nuestras alas al cielo y sentirnos merecedores de la vida que hoy vivimos y sentimos. Sin explicaciones, sin complejos... sólo siendo TIERRA, AIRE, FUEGO, AGUA...

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Y VIDA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Dedicado al colectivo LGTB en todo el mundo. En todas sus manifestaciones y en todas sus formas. 

Dedicado a mí mismo... como una reconciliación del pasado con el presente y con lo que me depara el futuro.

________________________________________________

La palabra inglesa "gay", procede del latín "gaudium", que significa:


ALEGRÍA.

3 comentarios:

  1. Vayamos por partes...
    He leído detenidamente tu texto y me parece un buen informe, eso sí, como informe, como reivindicación, AFORTUNADAMENTE y mira bien que lo escribo con mayúscula, creo que es totalmente innecesario, al menos en este país en donde vivo que es España.
    Me hago cargo y comparto contigo los lastres del pasado, fíjate si me identifico en tus palabras, que si quieres, hasta los arrastro contigo para que no te pesen tanto, pero creo que va siendo hora de enterrarlos y dejarlos aparcados en la historia, porque hoy, el colectivo de gays y lesbianas, habéis dado pasos de gigante, y estáis alcanzando en la sociedad el status que os mereéis, el de cualquier otro ser humano con los mismos derechos y las mismas oportunidades, porque efectivamente, con quién se acueste o se levante cada cual, no es un dato relevante para nadie.
    Ánimo y adelante...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cierto es que es algo que se debe de dejar en el pasado.

    Sin embargo, mi reivindicación, como digo al final, no se centra en España; donde creo que se han conseguido cosas fantásticas (como muestran mis fotos) Mi reivindicación se dirige a aquellos países que hoy por hoy, siguen sufriendo los lastres de la historia.

    Creo que porque en España se haya conseguido determinados logros y metas, no debemos olvidar el mundo que nos rodea.

    No obstante, pese a ello, comparto tu opinión.

    ¡Muchísimas gracias por pasarte por mi blog!

    ResponderEliminar
  3. Hola Imanol, creo que todavía queda mucho por hacer porque aunque despacio se va caminando,
    y vais estando donde siempre tuvisteis que estar.
    Todavía existen países en el mundo donde se condena con la pena de muerte a las personas homosexuales, bisexuales y transexuales. En más de la mitad de los países la discriminación contra la comunidad LGTB rompe todos los acuerdos internacionales y vulnera sistemáticamente los Derechos Humanos, incluso los más elementales. Se debian denunciar todas las situaciones de discriminación que sufre el colectivo LGTB.
    Mucho ánimo y sobre todo mucho coraje para seguir luchando.

    Abrazos.

    ResponderEliminar