La música también es ilusión.

domingo, 14 de noviembre de 2010

9-11-10




¿No os parece que la vida es un milagro?
Se gesta, crece, emana, surge, emerge, brota, se expulsa al Mundo y Vive.
El propio instinto del que nos dota la Naturaleza, esa tan eterna que nos encargamos siempre de destruir, de manchar de odio y de sangre injusta por guerras injustificadas y demolición de aquello que en realidad nos conforma, es tan perfecta y tan exacta que hace de lo complejo algo tan sencillo como es vivir.
La búsqueda del pecho materno para saciar el hambre, la sed, el ansia... nuestra propia necesidad de amor, de sentirnos indefensos, frágiles, incapacitados para enfrentarnos a miles de estímulos, pocos o muchos, es la respuesta que nos da la Naturaleza hacia la necesidad de sentirnos vivos.
El caso es que abrimos los ojos y nos topamos con el mundo, de bruces. Por eso existen las madres... que son el más fiel tesoro de nuestra propia existencia. No obstante, los padres también dan su Ser, su propio fruto para que podamos ver la luz...
¡Lástima que no podamos recordar nuestros primeros días!, allí, en el vientre de nuestra madre.
¡Lástima! que olvidemos cómo fue nuestra llegada al mundo, nuestra primera imagen, nuestra primera impresión -cosa imposible de sentir los primeros meses.
¿No sería increíble tener esa sensación tan indescriptible de ver La Vida? Recordar lo que sentimos nada más ver lo que nos rodeaba y lo que nos invadía por dentro. ¿No sería verdaderamente grandioso poder recordar cómo flotábamos en el seno materno, arropados por el calor de nuestra madre que nos dio el ser, la capacidad de ser persona?
Considero que si esto ocurriera, si tuviéramos noción, al menos un breve recuerdo de cómo fuimos al gestarnos, de lo insignificantes que éramos y en lo que nos convertimos a lo largo del tiempo, hoy por hoy no existirá tanta pavorosa maldad en las personas. No nos preocuparían las cosas insustanciales de la existencia, ni siquiera intentaríamos odiar, matar, extinguir. Creceríamos teniendo presente nuestra propia esencia, la consciente insignificancia de lo que fuimos y de lo que somos. Una manchita más en el mapa del Mundo, ocupando un puesto más en el asiento del coche, del autobús, de la mesa familiar, del cole, de nuestros amigos, de nuestra familia... una huella indescriptible en nuestro propio entorno, pero nada más lejano a él.
Si fuéramos conscientes de nuestro primer segundo... desde que el espermatozoide fecunda al óvulo y este gesta una pequeña celulita que con el paso del tiempo cobrará vida, la Historia de La Humanidad, en sus diferentes etapas, nunca se hubiera teñido de sangre de mujer, ni de niños, ni de hombres.
¡Se nos quitarían nuestros aires de grandeza y de superioridad! Al fin y al cabo... sólo fuimos un proceso biogenético-molecular, fruto del amor, del odio o de otras muchas circunstancias, que dio como consecuencia nuestra existencia efímera (comparada con la del resto del Universo).
Si pensásemos todas estas circunstancias, razones de nuestro propio existir, tal vez la humildad, en vez de la arrogancia, haría que agradeciéramos a la Naturaleza (o no), nuestra llegada a este caos personificado que es el Mundo.
Así, intentando hacer acopio de mi valor (del que carezco), comienzo a escribir este Blog, diario de notas, tal vez reflexiones de un zoquete empedernido, paralelamente a tu propia existencia. Porque quiero que recuerdes que tu llegada al Mundo fue muy emotiva y que, al contrario de otras muchas, estuvo llena de lágrimas de felicidad contenidas y de sonrisas al ver tu rostro. Porque quiero que tengas presente tu propia humildad, tu propio ser, tu propia personalidad. Que nadie dirija tu pensamiento y que siempre sepas que tu llegada estuvo repleta de amor.
Así, nunca te olvidarás de amar a tu prójimo y de amar tu propia dignidad, valor y belleza por encima de todas las cosas.



2 comentarios:

  1. Ima que precioso... y cuanta razón! si pudiéramos recuperar esos momentos, tal vez seriamos más humildes y auténticos... un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Es precioso tío! Eres un gran escritor y también una gran persona.
    Nunca cambies :)

    ResponderEliminar