La música también es ilusión.

lunes, 19 de septiembre de 2011

La línea finita que se borró.

-¡¡Hola de nuevo!!


-Vaya... ¡qué sorpresa! ¿Cómo estás? ¿Y tú por esta habitación...?


-No sé... pensé en ti y decidí visitarte. 


-¿Visitarme? ¿Después de tanto tiempo...? ¿Por qué? ¡¡Qué ideas se te ocurren!!


-Te extrañaba. Es lo normal después de haber compartido medio cielo y medio infierno juntos, ¿no crees?


-Ya, ya... Pero ahora hay otro Satanás que me reina. No te esperaba.


-Ya lo sabía. Yo todavía me estoy quemando.


-Es lo normal... Oye, me acabo de dar cuenta de los curiosos lunares que tienes surcando tu nariz... 


-Ah, sí...


-La verdad es que acabo de recordar que tenías un montón de lunares por todo tu cuerpo...


-¿Yo? ¡¡Sólo tengo los lunares que surcan mi nariz!! Creo que te has confundido de persona...




...Y entonces me di cuenta de cuánto mal hace el tiempo y de lo fina que es la línea que separa el olvido del recuerdo...

9 comentarios:

  1. ¡Que bueno!

    Es cierto, la línea que separa el olvido del recuerdo es muy fina.

    Un abrazo
    Mercedes

    ResponderEliminar
  2. Hola Imanol. Sí que es verdad que es fina pero según para que recuerdos, pues hay algunos que te acompañan toda tu vida sobre todo si están dentro de tu alma.Te sigo.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  3. Una conclusión tan triste como cierta, por eso la razón de aquella canción "ódiame pero no me olvides".

    Besitos en el alma, Imanol.

    ResponderEliminar
  4. Hola... interesante dialogo.
    Me gusto la escena...
    Me gusto la reflexión. Y si, nonos damos ni cuenta cuando los recuerdos se transforman en olvidos.

    Saludos.
    Cristofer.

    ResponderEliminar
  5. Pues ciertamente si, a veces el tiempo es demasiado fugaz y nos hace olvidar esos detalles que jamás deberiamos olvidar, o tal vez si, pero si pretendemos reencontrar... habria que tenerlos presentes.

    Una fina linea... seguro.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  6. Que bueno el diálogo Imanol!
    Tal vez de tanto observar las cosas, de las que uno se acuerda o se olvida, a veces casi simultáneamente se pierden los pequeños detalles,pero nunca la esencia si se ha estado enamorado.

    Un abrazote Imanol, seguro que nos vemos.

    ResponderEliminar
  7. Excelente entrada Imanol! ;)

    "haber compartido medio cielo y medio infierno juntos" amé esta forma de decirlo, creo que es exactamente esa la definición que siempre busqué...

    Pero no siempre es malo lo que hace el tiempo, hay cosas, situaciones, personas, que es mejor que queden en el olvido y no en el recuerdo.

    Esto me trajo a la mente una canción:
    "Por eso muchacho no partas ahora soñando el regreso, que el amor es simple, y a las cosas simples las devora el tiempo."

    ¡Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Muy, muy fina amigo.
    Un texto (o conversación) muy bella y entretenida, tu forma de escribir sabe captar mi atención y propulsar la inspiración del que pasa por aquí.
    Abrazos!

    jorgemaseda.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Uy, qué fuerte el final, pude sentir el nudo en la garganta que me dejaría una situación así... pero quizás también sería un alivio y una señal definitiva para recomenzar.

    Saludos.

    ResponderEliminar